Evolución de Frida…

Algunos de mis chicos…

Hoy al llegar a Pinar de Las Rozas ví esta gatita tendida en el suelo… rodeada de moscas con la cara destrozada, un ojo vacío y en los huesos, alrededor de las 9:20, solo movia la colita, como para demostrar que aún vivía… antes de esa hora pasaron por ahí muchos humanos que la vieron, sin embargo ni uno solo invirtió una fracción de su tiempo, que hubieran podido salvarle la vida. Entre esos humanos estaba por ejemplo un empleado de la estación, que comentó haberla visto desde temprano y opinó que la solución para ella es “la inyección”. A saber desde qué hora estaba ese hombre viendo a la gatita sufrir sin mover un dedo?. Llamé a Beatriz, la única persona que conozco que sabe que hacer en esos casos, y que según yo esta relativamente cerca… pero cuando llegó la gatita se había escondido en un agujero que conduce a unos cables de alta tensión de los trenes, totalmente fuera de nuestro alcance. Yo por desgracia no poseo información sobre primeros auxilios a animales y tuve miedo de intervenir para mal… intentar capturarla y romperla del todo, ponerla mucho más nerviosa o producirle más dolor, así que no supe como impedirle que se ocultase… Intentamos atraerla con comida, pero fue inútil; en su lugar aparecieron otros gatos que malviven allí. El empleado de la estación nos comentaba que muchos abandonan sus gatitos ahí, de todos los colores, razas y tamaños… Beatriz estuvo explorando el área, y encontró basura a rabiar, algún cadáver de gato en descomposición, muchas latas no sólo de bebidas, sino de alguno que se siente muy generoso y les deja alguna miseria, para que se la repartan entre los 50 gatos que hay, y claro, ahí se queda eternamente el contenedor… algunos se han electrocutado en los cables. Así es como “viven” esos pobrecitos… entre la basura que la humanidad les echa…  como decía nosequien… veo muchos seres humanos, pero muy poca humanidad…

VOTA PACMA: Por los animales, medio ambiente y justicia social

Hoy se cumplen 19 años del rescate de britches…

Espárragos gratinados con ricotta vegana hecha en casa

Creo que el raro eres tú y no yo.

¿Soy rara por no dar chucherias o gominolas o chupachups a mis hijas?

¿Soy rara porque no quiero comer ningún animal muerto?

¿Soy rara por leer todos los ingredientes de lo que compro en el super para saber y decidir lo que como?

¿Soy rara porque no quiero consumir productos de empresas que experimenten con animales?

¿Soy rara porque “he decidido” mis hijas son vegetarianas? (y lo pongo entre comillas porque ya hemos hablado largo y tendido del tema de decidir respecto a los hijos)

¿Soy rara por interesarme por la cocina crudivegana?

¿Soy rara porque prefiero lo ecológico a lo “tradicional”?